Lecturas

24
Nos asusta la soledad, porque significa perder la seguridad humana que otros pueden proporcionarme. Hay soledades provocadas por nuestro egoísmo, que nos hace encerrarnos en nuestro mundo y en nuestras cosas, por la comodidad de ir a lo nuestro y no complicarnos la vida. Hay soledades que nacen del desamor, de esa carencia tan radical de quien no es amado por nadie, o por muy pocos. Hay soledades provocadas por el pecado de otros, que señalan con el dedo de la culpa a los que quieren vivir con coherencia el Evangelio. Y hay soledades que Dios mismo hace gustar al alma que quiere ... [Leer el resto del artículo...]

Categoría: Mater Dei
24
PRIMERA LECTURA Haré llover pan del cielo para vosotros Lectura del libro del Éxodo 16, 1-5. 9-15 Toda la comunidad de los hijos de Israel partió de Elín y llegó al desierto de Sin, entre Elín y Sinaí, el día quince del segundo mes después de salir de Egipto. La comunidad de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto, diciendo: «¡Ojalá hubiéramos muerto a manos del Señor en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos alrededor de la olla de... [Leer el resto del artículo...]

Categoría: Evangelio
23
Solemos creer que nuestra lógica humana, cuanto más racional es, más eficaz se muestra. Nos cuesta no meter a Dios en la lata de nuestros criterios humanos y, por eso, nos desconcierta su modo de hacer las cosas. Como su lógica dista mucho de la nuestra, fácilmente asociamos la ineficacia con el fracaso, o la falta de medios con la inoperancia divina. Pero, a poco que conozcas el Evangelio, verás que está cuajado de absurdos. Una Virgen que es Madre sin intervención de varón, y que da a luz un hijo que es Dios. Un Dios que, para re... [Leer el resto del artículo...]

Categoría: Mater Dei
23
PRIMERA LECTURA Vivo, pero no soy yo el que vive, es Cristo quien vive en mí Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas. Hermanos: Yo he muerto a la ley por medio de la ley, con el fin de vivir para Dios. Estoy crucificado con Cristo; vivo, pero no soy yo el que vive, es Cristo quien vive en mí. Y mi vida de ahora en la carne, la vivo en la fe del Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí. Palabra de Dios. Sal 33, 2-3. 4-5. 6-7. 8-9. 10-11 R. Bendigo al Señor en todo momento. Bendigo al Señor... [Leer el resto del artículo...]

Categoría: Evangelio
22
Pocos personajes hay en el Evangelio que hayan tenido una experiencia del Señor misericordioso como esta mujer. Su corazón, tan apasionado como insatisfecho, fue tocado por aquel otro corazón de Dios, que conocía bien la delicadeza y finura de alma de aquella mujer pecadora. En la ciudad de Magdala se chismorreaba a gusto sobre sus andanzas de pecado, con la complicidad de quien justifica en la miseria ajena la propia mediocridad de vida. Y, mientras los demás vecinos prefirieron vivir satisfechos en la miseria e insatisfacción de su tibieza, aquella m... [Leer el resto del artículo...]

Categoría: Mater Dei
22
PRIMERA LECTURA Encontré al amor de mi alma Lectura del libro del Cantar de los Cantares 3, 1-4a Así dice la esposa: «En mi lecho, por la noche, buscaba al amor de mi alma: lo buscaba y no lo encontraba. “Me levantaré y rondaré por la ciudad, por las calles y las plazas, buscaré al amor de mi alma”. Lo busqué y no lo encontré. Me encontraron los centinelas que hacen la ronda por la ciudad: “¿Habéis visto al amor de mi alma?” En cuanto los hube pasado, encontré al amor de mi alma&ra... [Leer el resto del artículo...]

Categoría: Evangelio
21
Nos creamos necesidades como consecuencia de frustraciones personales, que no logramos colmar. Nos agarramos a la aparente seguridad de tener cosas, esas que envidiamos a otros, sólo porque creemos compensar así tantas carencias interiores que no sabemos, o no queremos, llenar de Dios. Acostumbrados como estamos a lo caduco y a lo material, sustituimos a Dios, a quien no podemos ver ni tocar, por esos otros sucedáneos, que nos dan un poco de comodidad y bienestar, aunque sepamos que se acabarán pronto. Y, de la misma forma que, en el orden material, almacenamos y ne... [Leer el resto del artículo...]

Categoría: Mater Dei
21
PRIMERA LECTURA Señor, no pases de largo junto a tu siervo Lectura del libro del Génesis 18, 1-10a En aquellos días, el Señor se apareció a Abrahán junto a la encina de Mambré, mientras él estaba sentado a la puerta de la tienda, en lo más caluroso del día. Alzó la vista y vio tres hombres frente a él. Al verlos, corrió a su encuentro desde la puerta de la tienda, se prostó en tierra y dijo: «Señor, mío, si he alcanzado tu favor, no pases de largo junto a tu siervo. Har... [Leer el resto del artículo...]

Categoría: Evangelio
20
Cuánta superficialidad en nuestro hablar. Cuánta apariencia, y hasta mentira, escondemos, a veces, detrás de la amabilidad de nuestras palabras o de la cortesía en nuestro trato. No es cuestión de buena educación; es, sobre todo, cuestión de cuidar la caridad con el otro en aquello que decimos, opinamos o pensamos de él, por respeto a su dignidad y por amor a Cristo, que está presente en él. No tenemos reparo en desplumar la gallina, en dejar títere sin cabeza, en indagar en la vida del otro hasta llegar a su primera ... [Leer el resto del artículo...]

Categoría: Mater Dei
20
PRIMERA LECTURA Fue la noche en que el Señor sacó a Israel de la tierra de Egipto Lectura del libro del Éxodo 12, 37-42 En aquellos días, los hijos de Israel marcharon de Ramsés hacia Sucot: eran seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños; y les seguía una multitud inmensa, con ovejas y vacas y enorme cantidad de ganado. Cocieron la masa que habían sacado de Egipto en forma de panes ázimos, pues no había fermentado, porque los egipcios los echaban y no los dejaban detenerse; y tampoco se llevaron provisio... [Leer el resto del artículo...]

Categoría: Evangelio
Página 1 de 548Primero   Anterior   [1]  2  3  4  5  6  7  8  9  10  Siguiente   Último