Lecturas

30
Son muchos los deseos que querríamos cumplir en esta vida: viajes, proyectos, personas por conocer… toda una retahíla de experiencias que justifiquen nuestras ganas de vivir, y nos permitan avanzar en la denominada sabiduría del mundo para dar sentido a nuestra existencia. Sin embargo, es también cierto que a pesar de las muchas cosas conocidas, por mucha experiencia adquirida, siempre hay algo que ansía nuestro corazón y que nunca somos capaces de darle en plenitud… ¿qué nos falta para ser plenamente felices? Los Evangelios nos hablan de un anciano, Simeón, que deseaba conocer al Mesías antes de morir. En la fiesta de la Purificación, María y José, junto con el Niño, fueron al Templo para cumplir con lo mandando por la Ley. Simeón cogió a Jesús entre sus brazos, y bendijo a Dios: “Ahora, Señor, puedes dejar a tu siervo irse en paz, porque mis ojos han visto a tu Salvador…”. Continúa diciendo el evangelista que los padres de Jesús estaban admirados de lo que se decía de Él.

¿Qué diríamos tú y yo si tuviéramos en nuestras manos al mismo Hijo de Dios, si supiéramos que delante de nosotros se encontraba la misma salvación del mundo… mi propia salvación? La Navidad es una nueva oportunidad para volver a lo mejor de nosotros mismos, es decir, para redescubrir hasta qué punto Dios es capaz de darse a cada uno. Cada vez que acudo a la Eucaristía recibo a ese mismo Niño que Simeón sostuvo en sus brazos. Sí, tan humano como tú y como yo, y que gracias al poder de su divinidad se nos da como alimento cada vez que lo comemos. Ese privilegio no se puede comparar con nada de lo que desearíamos conocer en este mundo, porque Él es el Señor del tiempo y de la historia, la misma que hoy, en este momento, estamos viviendo. La única diferencia es que cuando nuestros ojos miran en el interior del alma al que es capaz de dar el verdadero y único sentido a nuestra existencia, descubrimos que ya nada más tiene importancia… y podemos decirle al Señor: “Ahora puedes dejar a tu siervo irse en paz”.

Pon tu corazón en manos de ese Niño, abrazándolo con ternura. Junto a María y José, te admirarás de los prodigios que realiza a través tuya… porque sólo te fías de Él.
Categoría: Mater Dei

Meses

febrero 2020 (42)
enero 2020 (63)
diciembre 2019 (63)
noviembre 2019 (60)
octubre 2019 (62)
septiembre 2019 (59)
agosto 2019 (62)
julio 2019 (61)
junio 2019 (62)
mayo 2019 (62)
abril 2019 (56)
marzo 2019 (55)
febrero 2019 (55)
enero 2019 (62)
diciembre 2018 (63)
noviembre 2018 (61)
octubre 2018 (62)
septiembre 2018 (60)
agosto 2018 (62)
julio 2018 (62)
junio 2018 (60)
mayo 2018 (63)
abril 2018 (51)
marzo 2018 (62)
febrero 2018 (56)
enero 2018 (63)
diciembre 2017 (63)
noviembre 2017 (60)
octubre 2017 (62)
septiembre 2017 (59)
agosto 2017 (63)
julio 2017 (61)
junio 2017 (60)
mayo 2017 (62)
abril 2017 (60)
marzo 2017 (61)
febrero 2017 (55)
enero 2017 (62)
diciembre 2016 (63)
noviembre 2016 (61)
octubre 2016 (62)
septiembre 2016 (60)
agosto 2016 (62)
julio 2016 (61)
junio 2016 (60)
mayo 2016 (62)
abril 2016 (58)
marzo 2016 (63)
febrero 2016 (55)
enero 2016 (62)
diciembre 2015 (60)
noviembre 2015 (60)
octubre 2015 (62)
septiembre 2015 (60)
agosto 2015 (62)
julio 2015 (59)
junio 2015 (60)
mayo 2015 (62)
abril 2015 (56)
marzo 2015 (60)
febrero 2015 (54)
enero 2015 (61)
diciembre 2014 (61)
noviembre 2014 (60)
octubre 2014 (62)
septiembre 2014 (59)
agosto 2014 (62)
julio 2014 (62)
junio 2014 (60)
mayo 2014 (62)
abril 2014 (59)
marzo 2014 (62)
febrero 2014 (56)
enero 2014 (62)
diciembre 2013 (62)
noviembre 2013 (59)
octubre 2013 (62)
septiembre 2013 (60)
agosto 2013 (61)
julio 2013 (62)
junio 2013 (60)
mayo 2013 (62)
abril 2013 (57)
marzo 2013 (62)
febrero 2013 (55)
enero 2013 (61)
diciembre 2012 (62)
noviembre 2012 (60)
octubre 2012 (62)
septiembre 2012 (60)
agosto 2012 (62)
julio 2012 (61)
junio 2012 (60)
mayo 2012 (62)
abril 2012 (60)
marzo 2012 (62)
febrero 2012 (58)
enero 2012 (62)