Madre Teresa de Calcuta

Autenticidad

"Nosotros predicamos un Dios bueno, comprensivo, generoso y compasivo. Pero, ¿lo predicamos también a través de nuestras actitudes? Si queremos ser coherentes con lo que decimos, todos deben poder ver esa bondad, ese perdón y esa comprensión en nosotros."

Madre Teresa de Calcuta M.C.

Como trabajar

"Haz las cosas pequeñas con gran amor" 

Madre Teresa de Calcuta M.C.

De la oración a la paz

El fruto del silencio es la oración
El fruto de la oración es la fe
El fruto de la fe es el amor
El fruto del amor es el servicio
El fruto del servicio es la paz 

Madre Teresa de Calcuta M.C.

El amor

"No basta con que digamos: Yo amo a Dios pero no amo a mi prójimo. San Juan dice que somos mentirosos si afirmamos que amamos a Dios y no amamos a nuestro prójimo. Es muy importante para nosotros darse cuenta de que el amor para que sea auténtico tiene que doler."

Madre Teresa de Calcuta M.C., al recibir el Premio Nobel de la Paz.

Fidelidad antes que éxito

"Dios no pretende de mi que tenga éxito. Sólo me exige que le sea fiel."

Madre Teresa de Calcuta M.C.

La familia

"La paz y la guerra empiezan en el hogar. Si de verdad queremos que haya paz en el mundo, empecemos por amarnos unos a otros en el seno de nuestras propias familias. Si queremos sembrar alegría en derredor nuestro precisamos que toda familia viva feliz." 

Madre Teresa de Calcuta M.C.

La mayor enfermedad

"La mayor enfermedad hoy día no es la lepra ni la tuberculosis sino mas bien el sentirse no querido, no cuidado y abandonado por todos. El mayor mal es la falta de amor y caridad, la terrible indiferencia hacia nuestro vecino que vive al lado de la calle, asaltado por la explotación, corrupción, pobreza y enfermedad." 

Madre Teresa de Calcuta M.C.

La pobreza

"Cuanto menos poseemos, más podemos dar. Parece imposible, pero no lo es. Esa es la lógica del amor." 

Madre Teresa de Calcuta M.C.

Una vez un crítico le sugirió que haría mas para terminar con la pobreza si enseñara a pescar en vez de dar el pescado. Ella respondió: "Las personas que yo ayudo no se valen por si mismas, no se pueden parar. No pueden sostener la caña. Yo les daré el alimento y después se los enviaré a usted para que usted les enseñe a pescar".

Oración para aprender a amar

Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que necesite comida;

Cuando tenga sed, dame alguien que precise agua;

Cuando sienta frío, dame alguien que necesite calor.

Cuando sufra, dame alguien que necesita consuelo;

Cuando mi cruz parezca pesada, déjame compartir la cruz del otro;

Cuando me vea pobre, pon a mi lado algún necesitado.

Cuando no tenga tiempo, dame alguien que precise de mis minutos;

Cuando sufra humillación, dame ocasión para elogiar a alguien; Cuando esté desanimado, dame alguien para darle nuevos ánimos.

Cuando quiera que los otros me comprendan, dame alguien que necesite de mi comprensión;

Cuando sienta necesidad de que cuiden de mí, dame alguien a quien pueda atender;

Cuando piense en mí mismo, vuelve mi atención hacia otra persona.

Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos;

Dales, a través de nuestras manos, no sólo el pan de cada día, también nuestro amor misericordioso, imagen del tuyo.

Madre Teresa de Calcuta M.C.

Oración para sonreír

Señor, renueva mi espíritu y dibuja en mi rostro
sonrisas de gozo por la riqueza de tu bendición.

Que mis ojos sonrían diariamente
por el cuidado y compañerismo
de mi familia y de mi comunidad.

Que mi corazón sonría diariamente
por las alegrías y dolores que compartimos.
Que mi boca sonría diariamente
con la alegría y regocijo de tus trabajos.

Que mi rostro dé testimonio diariamente
de la alegría que tú me brindas.
Gracias por este regalo de mi sonrisa, Señor. Amén.

Madre Teresa de Calcuta M.C.

Oración por la familia

Padre Celestial, nos has dado un modelo de vida en la Sagrada Familia de Nazaret. Ayúdanos, 

Padre amado, a hacer de nuestra familia otro Nazaret, donde reine amor, la paz y la alegría.

Que sea profundamente contemplativa, intensamente eucarística y vibrante con alegría. 

Ayúdanos a permanecer unidos por la oración en familia en los momentos de gozo y de dolor. 

Enséñanos a ver a Jesucristo en los miembros de nuestra familia especialmente en los momentos de angustia.

Haz que el corazón de Jesús Eucaristía haga nuestros corazones mansos y humildes como el suyo y ayúdanos a sobrellevar las obligaciones familiares de una manera santa.

Haz que nos amemos más y más unos a otros cada día como Dios nos ama a cada uno de nosotros y a perdonarnos mutuamente nuestras faltas como Tú perdonas nuestros pecados.

Ayúdanos, oh Padre amado, a recibir todo lo que nos das y a dar todo lo que quieres recibir con una gran sonrisa. Inmaculado Corazón de María, causa de nuestra alegría, ruega por nosotros.

Santos Ángeles de la Guarda permaneced a nuestro lado, guiadnos y protegednos. Amén 

Madre Teresa de Calcuta M.C.

Una gota en el océano

"Sé bien y lo saben cada una de mis hermanas, que lo que realizamos es menos que una gota en el océano. Pero si la gota le faltase, el océano carecería de algo." 

Madre Teresa de Calcuta M.C.

Una sonrisa

Una sonrisa en los labios alegra nuestro corazón, 
conserva nuestro buen humor, 
guarda nuestra alma en paz, 
vigoriza la salud, 
embellece nuestro rostro 
e inspira buenas obras. 

Sonriamos a los rostros tristes, 
tímidos, enfermos, conocidos, 
familiares y amigos. 

Sonriámosle a Dios con la aceptación 
de todo lo que El nos envié y 
tendremos el merito de poseer 
la mirada radiante de su rostro 
con su amor por toda la eternidad. 

Las palabras de Cristo son muy claras, 
pero debemos entenderlas como una 
realidad viviente, tal como El las propuso. 
Cuando El habla de hambre, 
no habla solamente del hambre de pan, 
sino hambre de amor, hambre de ser 
comprendido, de ser querido. 

El experimentó lo que es ser rechazado porque 
vino entre los suyos y los suyos no lo quisieron. 
Y El conoció lo que es estar solo, 
abandonado, y no tener a nadie suyo. 

Esta hambre de hoy, que esta rompiendo vidas en todo el mundo destruyendo 
hogares y naciones, habla de no tener hogar, no solamente un cuarto con 
techo, pero el anhelo de ser aceptado, de ser tratado con compasión, y que 
alguien abra nuestro corazón para recibir al que se sienta abandonado. 

Madre Teresa de Calcuta M.C.

¿Quién es Jesús?

El Jesús de Teresa de Calcuta

«Para mí, Jesús es 

El Verbo hecho carne. 

El Pan de la vida. 

La víctima sacrificada en la cruz por nuestros pecados. 

El Sacrificio ofrecido en la Santa Misa por los pecados del mundo y por los míos propios. 

La Palabra, para ser dicha. 

La Verdad, para ser proclamada. 

El Camino, para ser recorrido. 

La luz, para ser encendida. 

La Vida, para ser vivida. 

El Amor, para ser amado. 

La Alegría, para ser compartida. 

El sacrificio, para ser dado a otros. 

El Pan de Vida, para que sea mi sustento. 

El Hambriento, para ser alimentado. 

El Sediento, para ser saciado. 

El Desnudo, para ser vestido. 

El Desamparado, para ser recogido. 

El Enfermo, para ser curado. 

El Solitario, para ser amado. 

El Indeseado, para ser querido. 

El Leproso, para lavar sus heridas. 

El Mendigo, para darle una sonrisa. 

El Alcoholizado, para escucharlo. 

El Deficiente Mental, para protegerlo. 

El Pequeñín, para abrazarlo. 

El Ciego, para guiarlo. 

El Mudo, para hablar por él. 

El Tullido, para caminar con él. 

El Drogadicto, para ser comprendido en amistad. 

La Prostituta, para alejarla del peligro y ser su amiga. 

El Preso, para ser visitado. 

El Anciano, para ser atendido. 

Para mí, Jesús es mi Dios. 

Jesús es mi Esposo. 

Jesús es mi Vida. 

Jesús es mi único amor. 

Jesús es mi Todo.»